¿En que creer?

El 11 de marzo pasado cuando la OMS declaro pandemia al brote de Covid-19 la vida de todos nosotros se vio súbitamente pausada, obligándonos a recluirnos mundialmente en un hecho sin precedentes en la historia de la humanidad. ¿Que grosso, no? De este cataclismo mundial renacimos algunos mas caracterizados que otros adhiriéndonos claro, al tipo de personaje más adecuado a nuestra identidad. Están los que temen, los que descreen, los que se ponen la gorra, los que educan, los que obedecen y muchas otras mutaciones adaptadas al huésped en cuestión. Podes tener miedo a enfermarte, preocuparte a la crisis económica, sufrir el aislamiento social pero yo temo que nos quedemos todos en un estado de incertidumbre perpetuo donde solo contestemos “Ojalá que cuando todo esto vuelva a la normalidad...” ¿En que creer ? En tiempos de posverdad y posciencia es claro que estamos programados para una sola tarea: cuestionarlo todo. Todos somos médicos, políticos y periodistas autonombrados. En una sociedad donde somos incapaces de checkear fuentes y nadie sabe nada, (Porque digamos la verdad la mayoría de nosotros no sabe ni como funciona una heladera) todo puede ser contestado con la afirmación “Eso es lo que ellos quieren que creas” y “ellos” como camaleon o masa amorfa puede ser el capitalismo, el gobierno, los medios pero también las farmacéuticas, es China, es USA, es Rusia, son los intereses de los poderosos, son los Illuminatis, son los Rothschild, es Bayer. Podes ser bombardeado con cualquiera de estas teorías a diario o bien urgar en las noticias hasta encontrar eso que queres escuchar que se ajusta a tu particular teoría: Que la cuarentena no sirve, que si sirve, que la pandemia es mediatica, que los barbijos no, que los barbijos si, que el virus esta en el aire, que es muy improbable que se quede en la ropa, que fue creado en un laboratorio y hasta un virologo ganador de premio Nobel salió a decir que el virus no era “Natural” para después enterarnos que tiempo atrás había estado en una cruzada en contra de las vacunas. Y mientras tanto nosotros convulsionados en un maremoto de ideas como títeres que darían la vida por el pedazo de información que repetimos, como loros sin cabeza. Abrazamos la idea del cataclismo que todo lo destruya tal vez porque amamos esa narrativa sacada de película de catástrofe donde la humanidad se enfrenta a un terrible peligro que saca lo mejor de ella misma y logra la redención así como un pasaje directo a un nuevo mundo donde todo es posible. La idea de empezar de nuevo siempre es muy seductora pero... ¿Donde nos encuentra en esta idea? ¿Que capacidades cultivamos para contribuir a este nuevo mundo? Otra de las polémicas desatadas esta cuarentena fue la de “En que ocupamos el tiempo libre”. Algunos quisieron aprovechar para hacer cosas pendientes, para cumplir esos auto-mandatos que clamaban “Cuando tenga tiempo” y otros cuestionaron esta idea como una estructura SuperYoica sacada del plan macabro exitista de la sociedad para dominarnos y decidieron que no hacia falta hacer nada. A algunos de los que quisieron hacer, la cuarentena los agarro mas expresivos que a otros generado nuevas creaciones en una catarsis inevitable, intentando (Tal vez en el trance) salir mas allá de los limites de su propio hogar o simplemente distraerse. Muchos otros, tal vez la mayoría tuvieron la excusa perfecta para “Revisar el archivo” y abrir esas carpetas de registros viejos y listas incompletas que fueron abandonadas por un yo del pasado y resignificadas por el yo presente. Resignificar el pasado, o crear para aguantar, otro de los ejercicios de esta cuarentena. De algo de todo eso nació la idea de esta publicación. Y de alguna forma la película Home Alone lejos de ser una película de genero catástrofe, representa a nuestro niño interior luchando contra las fuerzas externas que quieren ingresar por la fuerza a nuestra casa o nuestra psiquis y esto puede ser representado por lo que quieras, el virus, los medios, el miedo, las teorías conspirativas, el gobierno, la sociedad. ¿Como usas tu creatividad para ponerle trampas a los invasores?


0 vistas
© 2020 DYSLEXIA EDITORA